Pilates cambió mi vida

Literalmente, el señor Joseph Pilates y toda su técnica cambiaron mi vida. Pasé de ser una economista trabajando en el sector financiero: sentada en una oficina por horas, con montón de estrés, con montón de trabajo, con muy poco movimiento; a dedicarle mi vida entera al movimiento, a ayudar a la gente a transformar sus cuerpos a través del movimiento y transformar el mío propio, por supuesto.

Buscando formas de hacer ejercicio, encontré los aeróbicos. Como no había corregido mi postura, dañé mis rodillas. Cuando trabajaba en el sector financiero siempre tenía muchos dolores de espalda, añadiendo el tema de mis rodillas; no estaba satisfecha con mi cuerpo. Después de un tiempo terminé en cirugía de una de las dos rodillas y después de la rehabilitación tampoco quede bien. Por esos días conocí ballet y gracias al ballet, conocí Pilates y ahí cambiaron radicalmente mi vida, mi postura y mi cuerpo.

De Pilates me gusta que me conecta con mi cuerpo, me llena de energía, me permite una versatilidad enorme. Puedo escoger ejercicios super difíciles, complicados, demandantes, exigentes, que llenan de energía y que lo ponen a uno a sudar; o ejercicios super suaves o super lentos, super concentrados. Depende del momento de mi vida que esté pasando, de mi estado de salud, de cómo me quiera mover, de la edad que tengo, de la energía que tengo, de los procesos que se vayan dando en mi vida.

Puedo escoger movimientos que sean para una etapa de rehabilitación o para subir el nivel de trabajo y de exigencia al máximo posible; puedo escoger ejercicios que sean super rápidos y dinámicos, o tomar unos tres o cuatro ejercicios por sesión y dedicarles el tiempo completo: corregirlos y llevarlos a la máxima perfección. Es decir, hay una versatilidad completa de ejercicios.

Tuve la enorme suerte de estudiar la técnica clásica con toda su variabilidad, rapidez, dinamismo y estudiar bajo la tutoría de Ron Fletcher, donde se enriqueció con todos los elementos de profundización, de coreografía, de elementos nuevos y adicionales como la toalla y el piso de Ron Fletcher. En ambos me he divertido un montón, paso rico, y nuevamente elijo entre hacer una clase o la otra, teniendo mil posibilidades.

Los clientes que van a nuestro estudio de Pilates siempre dicen lo mismo: nunca hay una clase igual porque hay mil posibilidades para escoger, hay un dinamismo completo. Sin embargo, lo que sí es común a todas las clases, a todos los ejercicios, a todas las formas como interpretamos el ejercicio y el movimiento, como le damos estructura; es que hay un lenguaje claro, una disciplina clara, sencilla, agradable que no tiene pierde, que siempre le da poder a la persona, que le permite explorar y conocer su cuerpo y siempre mejorar.

Otras Noticias

Respiración y Postura

May 29,2017

La postura y la respiración van de la mano, es imposible manejar una sin tener en cuenta la otra.

Seguir Leyendo >

El Arte del Movimiento

Abr 15,2017

La esencia de nuestras clases es El Arte del Movimiento y El Cuerpo como primera manifestación artística del Ser

Seguir Leyendo >